Con la presentación de las tres versiones del Sony Xperia Z5,el modelo de mayor tamaño, el Z5 Premium, ha logrado acaparar la atención en la feria IFA que se celebra en Berlín. El motivo es que cuenta con una pantalla 4K de cinco pulgadas y media, lo que la convierte en la de mayor resolución que nunca haya equipado un teléfono. Sus 806 píxeles por pulgada (ppp) ponen a prueba la agudeza visual.

No existe una cifra exacta sobre la densidad de píxeles que el ojo humano es capaz de distinguir. Bryan Jones, un científico especializado en neurociencia de la retina, escribió un artículo cuando Steve Jobs presentó la famosa pantalla retina del iPhone 4. En él analizaba si los 326 ppp de la pantalla de aquel teléfono superaban la capacidad visual del ojo. Según sus cálculos una resolución de 287 ppp es suficiente para que no seamos capaces de apreciar los píxeles de una pantalla

Pero esta es una cifra que depende de lo cerca que esté la pantalla del ojo. Cuando la distancia es muy pequeña se hace necesaria una mayor densidad de píxeles. Por eso, la propia Sony ha dotado a otro de sus productos estrella, la cámara Sony A7R II, de un visor electrónico cuya resolución es de 2.560 ppp. A pesar de esa enorme acumulación de píxeles sigue resultando más convincente el visor óptico de las cámaras réflex, en el que no hay electrónica de por medio. Además, un visor óptico no emite luz, por lo que la imagen se ve mucho más natural.

El principal temor que desata una pantalla de semejante resolución en un móvil es que la velocidad y la duración de la batería se vean mermadas

Casi no hay dudas de que una pantalla con una resolución 4K mostrará imágenes con gran precisión. Incluso observándola a plena luz del día, pues Sony la ha dotado de un nivel de brillo muy elevado: 700 candelas. Habrá que analizar otros aspectos cuando el producto esté a la venta, como la cantidad de colores que es capaz de mostrar. Un aspecto en el que han logrado despuntar dos terminales que compiten directamente con el teléfono de Sony: los Samsung Galaxy Note 5 y S6 Edge+.

El problema al que se enfrenta Sony es explicar qué sentido tiene una pantalla capaz de mostrar imágenes de 8 megapíxeles si es difícil, o imposible, apreciar a simple vista las diferencias con pantallas de menor resolución. Todo apunta a que han pesado más los motivos publicitarios que los puramente tecnológicos en la elección de este componente.

Uno de los argumentos que esgrime Sony para defender esta resolución es que el Xperia Z5 Premium será el primer móvil capaz de reproducir a tamaño real los vídeos 4K que graba su cámara. Pero incluso esto presenta algunos inconvenientes. La compresión que los fabricantes aplican a los vídeos 4K en los teléfonos suele ser bastante alta.

Varios de los terminales que permiten filmar en 4K muestran imperfecciones en ciertas imágenes, sobre todo en las grabadas con poca luz. Esperemos que la cámara del Z5 haya mejorado ese aspecto y merezca la pena ver en su pantalla los vídeos 4K que grabe.

Otro problema que puede plantear una pantalla de tanta resolución es mostrar imágenes de baja resolución. Aunque Sony, a buen seguro, utilizará técnicas de interpolación para adaptar esa clase de imágenes a una pantalla 4K, habrá que comprobar en la práctica hasta qué punto logran buenos resultado. Cuando apareció el LG G3, con una pantalla de idéntico tamaño a la de este Xperia y una resolución QHD de 538 ppp, los vídeos de baja resolución se veían notablemente pixelados.

Es algo similar a lo que sucedió cuando se comenzaron a digitalizar películas antiguas en Full HD. Entonces se desató un debate sobre si había o no que atenuar el granulado que mostraba la película filmada en celuloide. Algo que hasta entonces había pasado inadvertido debido a la menor resolución de las películas en formato DVD.

No existe una cifra exacta sobre la densidad de píxeles que el ojo humano es capaz de distinguir

Pero los principales temores que desata una pantalla de semejante resolución en un móvil es que la velocidad y la duración de la batería se vean mermadas. Algo que ya se ha comprobado que sucede en teléfonos con pantallas con una resolución superior a la del Full HD.

De hecho, es muy probable que el Xperia Z5 de cinco pulgadas logre ser más eficiente que Xperia Z5 Premium gracias a su pantalla Full HD, pues la resolución de esta es cuatro veces menor que la del modelo superior. Con lo que eso supone en términos de rendimiento del hardware.

Hay que tener en cuenta que la única diferencia entre ambos modelos, aparte de sus dimensiones y la pantalla, está en la batería: 2900 mAh la del Z5 estándar y 3430 mAh la del Z5 Premium. Habrá que esperar a que salgan a la venta para saber si esa batería de mayor capacidad logra mantener al teléfono más avanzado de Sony alejado del cargador.

Noticias relacionadas

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.